Conejos enanos arlequín

Conejos enanos arlequín

Los conejos arlequines tienen su pelaje de color blanco, con manchas que pueden ser negras, color chocolate o incluso azul. De ahí precisamente el nombre arlequín.

Para muchos, más que una raza en sí, se trata de una variación de color de otros conejos enanos como pueden ser los beliers u holandeses. Y es que se ha demostrado que cualquier raza puede transmitir los genes con la información del color de la descendencia del arlequín.

Temperamento del arlequín enano

Los arlequines, al igual que otros conejos enanos, son muy pacíficos y domesticables fácilmente. De igual forma son muy asustadizos y se agitan ante el mínimo movimiento que les resulte ajeno, por lo que debemos evitar tener otras mascotas como perros o gatos en los mismos espacios en los que estemos criando.

Como hemos visto en el caso de otras razas o variedades como los belier, los toy o lo holandeses, los conejos enanos también necesitan roer de forma continua. Es su mecanismo natural para contrarrestar el crecimiento continuo de sus dientes.

Relacionado con esto, tendremos que poner especial atención a la malocusión dental, una enfermedad identificable a partir de un crecimiento desmesurado en los dientes del conejo. Si esto le pasara a uno de los nuestros, tendremos que acudir rápido al veterinario, pues la malocusión impide al animalito comer saludablemente.

Jaula ideal para la raza

Los machos de arlequines son muy celosos de su territorio, por lo que al juntarlos con otros conejos, aunque sean similares, debemos cuidar que cada uno tenga bien delimitado su terreno.

La jaula en la que lo tengamos debe ser lo más grande posible, con dimensiones no inferiores a 90 centímetros de largo, por 60 de ancho y 50 de alto. En ella debe disponerse una zona cubierta para que se refugie y objetos para que roa que pueden ser de madera no tratada o cartón, pero nunca cedro, que es sumamente tóxico para los conejos.

Alimentación de los arlequín enano

En el caso de la alimentación, como todos los conejos los arlequines son herbívoros y no resulta complicado hallar alimento concentrado especial para ellos, lo indicado para integrar la base esencial de su dieta. Un componente muy efectivo es el heno fresco, que también ayudará al animalito a desgastar sus dientes.

Los especialistas recomiendan no incluir pienso para conejos de granja en la dieta de los conejos enanos porque este componente está concebido para la ceba de conejos que serán consumidos como carne. Si somos buenos cuidadores debemos velar por que nuestra mascota sea sana y no padezca ni tan siquiera de obesidad.

Cuidados e higiene necesaria

Para que los arlequines exhiban un pelaje brillante, digno de competencia, deben ser cepillados como mínimo una vez por semana. De esta forma se elimina el exceso de pelo y se evita que mientras se chupan a sí mismos, su manera de bañarse natural, ingieran cantidades de pelo que a la postre puedan resultar dañinas.

Necesitan ejercitarse todos los días, por lo que consideraremos sacarlos un rato de sus jaulas a diario para que correteen y disfruten de espacios más abiertos.

Reproducción de los conejos

Pero tal vez como con ninguna otra raza o variedad de conejos enanos, con los arlequines deberemos prestar especial cuidado al tema de la reproducción, ya que si no apareamos las parejas correctas, no obtendremos quizás las coloraciones que buscamos.

En este sentido debemos cuidar el temperamento de los conejos que queremos aparear. En el caso de los machos no debemos forzarlos a criar muy pronto, pues una experiencia insatisfactoria en el acto de apareamiento lo puede hacer perder el interés o confianza y se podría convertir en lo que los criadores de experiencia denominanconejos tímidos. Por su parte, a las hembras tampoco se les debe forzar sin el tiempo adecuado, ya que podría huir del macho alrededor de la jaula e incluso patearle y lesionarlo mientras este intenta montarla.

Para ir al seguro se recomienda esperar un mínimo de cinco o seis meses antes de someter a un conejo enano al acto reproductivo.

Baños totalmente desaconsejados

Como último consejo, no debemos bañar nuestros arlequines para no eliminar la capa de protección de su piel. En última instancia, si estuvieran muy sucios, lo haremos sólo con agua y sin mojar su cabeza.

Con estos consejos e información disfrutaremos a plenitud de nuestras mascotas por buen tiempo (viven entre 7 y 9 años), disfrutando siempre de ese colorido entretenido y atractivo que sus manchas propician.

Compártelo en tu red social: