Conejos gigantes de Flandes

Conejos gigantes de Flandes

El conejo gigante de Flandes (Oryctolagus cuniculus) como su nombre lo indica es un animal de gran tamaño y volumen; característica que ubica a esta raza entre las más grandes de la especie.

Originario de Europa, específicamente de la región de Falndes, este es un animal doméstico cuya aparición se asocia al siglo XVI en las inmediaciones de la ciudad de Gent, en Bélgica.

El aspecto físico del conejo de Flandes es producto de varios cruces a partir de ejemplares bien seleccionados, y de muchos años de cría. En ningún caso se sustenta la teoría que supone a la raza en cuestión descendiente del roedor Dolichotis patagonum.

De tal forma, se considera que el conejo en cuestión es producto de varias razas del mundo entre ellas la liebre belga y que el establecimiento definitivo de su estándar fue a finales del siglo XIX. La difusión del conejo de Flandes por el orbe ocurre a partir de su exportación hacia Inglaterra, de Bélgica a América, aproximadamente durante el año 1980, esto con el fin de mejorar a los ejemplares que se empleaban en la alimentación.

Características

A diferencia de otras razas, el conejo gigante de Flandes sobrepasa el tamaño y peso medios de los conejos al alcanzar 18 kilos de peso en los individuos más grandes.

De tal forma, su cabeza es grande y con una papada muy visible. Sus orejas son largas con forma de V y pueden medir hasta 20 cm.; el tronco es arqueado, la cola redonda y patas con músculos muy potentes. Al ser observado desde arriba su cuerpo simula la forma de un cuadrado.

Pelaje de los conejos de Flandes

Existen 10 tonos posibles para el pelaje de este animal, no obstante, los más comunes son el negro, azul, beige, gris claro, amarronado, gris acero y blanco.

Los conejos gigantes de Flandes son animales perezosos que saltan en muy pocas ocasiones pues prefieren reposar tranquilamente. Lo anterior no quiere decir que a este conejo no deba dársele espacio para que se ejercite.

De manera general, el conejo gigante de Flandes es un animal dócil y tranquilo que además de ser buena compañía es sociable con otras especies de la fauna. No obstante, vale destacar que el proceso de socialización de esta mascota debe realizarse desde edades tempranas pues suelen ser tímidos y reaccionar de forma agresiva cuando sienten miedo.

Cuidados y alimentación

Para tener conejos gigantes es importante tener en cuenta las dimensiones de la jaula donde este animal va a vivir. Y es que por su tamaño y peso precisan de espacios amplios donde puedan caminar, lo cual implica adquirir una jaula grande desde lo horizontal y tan alta que no roce las orejas del conejo.

Con esta especie hay que tener especial cuidado a la hora de alimentarlos pues llevan un ritmo de vida sedentario. Si bien se les debe dar de comer en cantidades superiores a las especies pequeñas no puede ofrecérseles una ración superior a la que pueden quemar durante el día.

De tal forma, se recomienda darles pienso para conejos rico en nutrientes y proteínas, así como suministrarles heno para que el proceso digestivo transcurra de forma adecuada. El heno debe estar fresco pues el polvo puede causarle afeccions respiratorias.  

Compártelo en tu red social: