Conejos holandés enano

Conejos holandés enano

Una de las razas de conejos enanos que más confusión genera es la conocida como holandés enano o netherland dwarf, por su nombre en inglés. La causa principal de la confusión es la amplia variedad existente debido a las variaciones que el estándar de la raza ha experimentado a lo largo de los años entre un país y otro.

Factores que dificultan identificarlos

Además, habitualmente cada país establece las características para sus propios estándares de conejos, normales o enanos. Esto condiciona que incluso una misma raza tenga nombres diferentes en un país y en otro, o más ilustrativo aún, que conejos de estándares raciales diferentes, tengan nombres parecidos.  

Otro factor que condiciona los malentendidos es la variación en el tiempo de los estándares, lo cual no pasa sólo con los conejos sino también con otros animales de cría como los perros y gatos. Por ejemplo, así como el labrador retriever de 2015 no es igual al labrador originario de Canadá, el conejo holandés enano como lo conocemos en España hoy, difiere en varias características del estándar original de 1912. Los cambios que experimentan las razas son el resultado de lo que el hombre busca y necesita de ellas en cada momento.

El caso que nos ocupa es sumamente ilustrativo de estas cuestiones, como veremos a continuación.

Origen del nombre del conejo holandés enano

El conejo holandés enano debe su nombre a que eran importados por Inglaterra en el siglo XVIII desde el puerto de Holanda. La importación se realizaba sin discriminar el color del pelaje del animal u otros rasgos, y a todos se les denominaba Netherland Dwarf (holandés enano).

En otras regiones europeas, que no necesitaban importar, a los conejos enanos se les calificaba con distintos nombres, en correspondencia a si eran blancos o de cualquier otro color. Para el primer caso se usaron los términos Polonaise y Hermine, y para el segundo el apelativo genérico enanos de color.

Diferencias de la raza entre países

No obstante, las diferencias de la raza entre un país y otro en ocasiones suelen ser mínimas, aunque siempre perceptibles. En Francia, al holandés enano se le atribuye un peso ideal que oscila entre los mil y mil 200 gramos, mientras que en Inglaterra es rebajado hasta los 900.

Otras características de la raza en Francia es que el ejemplar debe tener el cuerpo corto y la grupa bien redondeada; la cabeza aplastada y voluminosa; ojos prominentes y orejas cortas; y un pelaje más bien corto, espeso y fino.

Sin embargo, en Inglaterra estas características son más amplias debido a que los ingleses consideran también como holandés enano a los conejos que para los europeos son polonaise. 

Categoría Netherland Dwarf

La ASNAC, una de las asociaciones que regula la cría de conejos y establece las características de los estándares de las razas, ha decidido agrupar todos los conejos enanos dentro de la categoría Netherland Dwarf y, como Portugal, seguir los estándares británicos por encima de los europeos.

Pero los holandeses enanos de España tampoco tienen la calidad demandada por los ingleses, sino que más bien se ajustan a los de línea francesa. Aún así están fuera de estándar y su cabeza más que chata es redondeada y su cuerpo más largo.

Alimentación de la raza

Como conejos al fin, la alimentación de los holandeses enanos no difiere mucho de la de otras razas. Son herbívoros y la base de su alimentación puede construirse con forrajes, verduras y frutas.

Una mezcla buena para aportarle nutrientes necesarios contendría raciones de pienso, forraje verde y heno. No se aconseja incluir pienso para conejos de granja en su dieta para evitar la obesidad del ejemplar.

Otros alimentos aconsejables son la avena entera o triturada, el pan integral seco y los granos de maíz. La comida para los conejos enanos se debe dividir durante el día en raciones pequeñas y propinárselas en varios momentos.

Higiene y salud del conejo

Si quieres que el pelaje se mantenga con brillo, deberás cepillarlo con la mayor frecuencia posible. Con ello evitarás el exceso de pelo y que el conejo lo ingiera en una cantidad, mientras se chupa al limpiarse, que pudiera dañarlo.

Para mantenerse saludables los conejos necesitan ejercitarse a diario. El holandés enano no escapa a ello y por esa razón es que se recomienda sacarlos de su jaula un rato cada día para que se desplacen en espacios más amplios, aunque sin perderlos de vista para que no ingieran algo que los pueda enfermar.

Compártelo en tu red social: